La influencer está viviendo un fin de semana de lo más emotivo.El pasado viernes se cumplió un año del nacimiento de Miren, su última hija. La pequeña nació de forma prematura. La influencer se había trasladado de Pamplona a Madrid junto a su familia para atender unos compromisos profesionales cuando sin esperarlo rompió aguas. Tuvo que ingresar de inmediato en el hospital. Allí pasó unos días separada del resto de sus hijos, que regresaron a Pamplona, y esperando a que Miren naciera. Doce días después de romper aguas la pequeña vino al mundo de forma prematura.

Artículo relacionado

Las semanas que siguieron al nacimiento de Miren fueron complicadas. Verdeliss y su marido Aritz pasaron una larga temporada en Madrid acudiendo diariamente al hospital para ver a su pequeña, que permaneció ingresada un tiempo debido a su pronto nacimiento. Para la influencer este ha sido un año de altibajos. Como ella misma ha contado, la llegada de Miren le ha hecho aprender a ser madre de nuevo. Con su bebé, con la que tiene una unión muy especial, ha vivido una experiencia completamente distinta a la que vivió con sus otros seis hijos. Ha sido un año de momentos complicados con su marido y de tener que organizarse muy bien.

Verdeliss

Y al fin este fin de semana están celebrando que todo ha salido bien. Están siendo unos días de festejar en familia el primer cumpleaños de Miren. Y en especial están siendo días de celebrar que pese a ser un bebé prematuro, la pequeña se encuentra perfectamente. En sus redes sociales la influencer ha compartido mensajes de agradecimiento hacia sus seguidores en los que se ha mostrado muy emocionada. También ha compartido unas palabras preciosas hacia su hija con las que recuerda los duros momentos vividos hace justo un año y da las gracias por lo bien que están ahora.