Aunque Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo decidieron separarse de mutuo acuerdo en 2002 tras cuatro años de matrimonio y una hija en común. La lucha por la custodia de Cayetana en 2012 les llevó a enfrentarse en los tribunales, un gesto que la hija de la duquesa de Alba nunca perdonó al padre de su hija. Pero parece que esas desavenencias ya son cosa del pasado y actualmente se comportan como un ex matrimonio muy bien avenido.

Artículo relacionado

Este fin de semana, la artista María Jiménez reunió a un sinfín de caras conocidas para celebrar su 70 cumpleaños. Una fiesta para el recuerdo en la que no faltó la música, las risas y, en este caso, los inesperados reencuentros.

Francisco Rivera

La artista es amiga íntima de la ex pareja por lo que no era de extrañar que ambos estuvieran invitados a la fiesta a la que tampoco faltó Lourdes Montes, María Patiño, Pitingo, Miguel Poveda o el periodista Antonio Rossi, entre otros. "Soy un privilegiado. Se os quiere", escribía el propio Francisco en una bonita fotografía entre amigos.

Por su parte, Eugenia quiso compartir algunos de los momentos más emocionantes de la velada como cuando María Jiménez se lanzó a cantar: "Eres única. No tengo palabras", escribió a la vez que reconocía que esa noche vivió un verdadero "sueño".

Artículo relacionado

La buena relación entre Francisco y Eugenia no es nueva y es que el año pasado, durante la Feria de Abril, la duquesa de Montoro hizo publicidad del vestido de flamenca de su hija Cayetana que pertenecía nada más y nada menos que a Lourdes Montes.

Lo que es una realidad es que aunque no les veremos salir a cenar juntos, ni Eugenia y Francisco tienen problemas en compartir tiempo y espacio y más si se trata de celebrar algo tan especial como el cumpleaños de una gran amiga.