Rocío Carrasco ha explicado por qué su hijo David Flores tampoco vive con ella desde hace cinco años. El joven se despidió de su madre dos meses antes de su boda con Fidel Albiac y nunca más volvió a casa quedándose con su padre. Ahora, por fin, Rocío Carrasco ha aclarado este punto de su historia, el que más críticas le ha costado.

Artículo recomendado

La devastadora amenaza de Rocío Flores a su madre, Rocío Carrasco: "Vas a llorar lágrimas de sangre"

La devastadora amenaza de Rocío Flores a su madre, Rocío Carrasco: "Vas a llorar lágrimas de sangre"

Antonio David hizo caso omiso al email de Rocío Carrasco informándole de su boda, el 7 de septiembre de 2016, y no permitió al joven regresar con su madre. Pero es más, según ha contado Rocío Carrasco en el episodio diez, el excolaborador de 'Sálvame' lo tenía todo bien atado para que David no volviera a casa de su madre. "Es cierto que David ese año tenía que hacer prácticas de FP, yo me auto convencí de que, a lo mejor, las prácticas empiezan más tarde y vendría cuando empezaran las prácticas pero pasan los días y me doy cuenta de que el niño no vuelve", ha empezado contando.

Rocío y David Flores
Gtres

Finalmente, a finales de septiembre, decidió tomar medidas legales porque Antonio David había inclumplido el convenio de la custodia de David. Una demanda que no tuvo respuesta por parte de Antonio David que hizo caso omiso para devolver al joven con su madre. "Nunca me lo devuelve es como si nunca hubiese existido este requerimiento judicial. La reclamación judicial dice lo que dice: reintégrelo al domicilio materno, pero este ser siempre ha jugado con los plazos de tiempo. Se establece un procedimiento y se produce una vista, la justicia se produce es segura pero es bastante lenta. Y cuando esa vista se produce el niño ya tiene 18 años. Mi reclamación ya no tiene objeto", ha explicado. Esta es la razón por la que David Flores no vive con su madre.

"Cómo voy a bajar a Málaga, después de todo lo que llevo vivido. Yo cómo voy a afrontar a esa situación. Si esa información que él se dedica a dar públicamente es lo que le ha dicho al niño... Tengo miedo a que mi hijo me rechace, no sé lo que me puede tener preparado cuando baje a por mi hijo. Aquí volvemos otra vez a la ley salomónica, no era tanto por el rechazo del niño si hago eso estaría poniendo en un compromiso y en una situación muy jodida a mi hijo. Delante del padre no puede hacer eso, es algo que su padre no le había perdonado".