¿Qué tienen el común el jamón y la velocidad? Pues Toño Sanchís encontraría la coincidencia entre estas dos cosas tan dispares. Y si es negativa, sería Belén Esteban. Hable de lo que le hable, su exrepresentada sale en la conversación como recurso para expresar todos los males del mundo. Su mundo, pues Toño está deseando encontrar un pretexto para atacar a la de San Blas.

Su último insulto si no es el más desagradable y gratuito de los que le ha dedicado a Belén, está cerca. El tertuliano televisivo ha participado en Morning Glory, programa de Radioset. Los presentadores se interesaban sobre el obstáculo más duro al que cree que se enfrentaría en 'Supervivientes' y Sanchís lo confesaba sin pensárselo: "Los olores". "Tengo obsesión por ellos", desarrollaba, "y lo peor que llevo en esta vida es no ducharme".

Toño no se quedaba ahí y remataba su explicación, cómo no, con un comentario injustificable acerca de Belén Esteban: "Hay otras que estarían encantadas, que decía en 'Gran Hermano' que no se duchaba". Ni los mosquitos ni mucho menos la escasez de alimentos, lo que noquearía a Toño sería el mal olor, concretamente, el de Belén Esteban, aunque ella estuviese a miles de kilómetros de distancia. Todo muy 'normal'.

Artículo relacionado

Sanchís demostraba sus palabras, primero citando a Ángela Portero, y luego, a "gente que lo ha dicho en público". "Yo me acuerdo que Ángela Portero dijo que la ducha era el sitio que menos visitaba de la casa. (...) Bueno, lo han dicho en público, que es poco propensa al aseo". Teniendo en cuenta que tanto Toño como Ángela se la tienen jurada a Belén todo resulta muy 'congruente'.

En cualquier caso, hay una diferencia abismal entre los olores corporales fuertes (que no malos) y los que son consecuencia de falta de aseo, y el comentario de Toño no puede haber estado más fuera de lugar y falto de tacto. Después de haber perdido el juicio contra la colaboradora de 'Sálvame', ha encontrado un filón con este tipo de 'dardos'.

El exmánager de la de San Blas, que iba con una mano vendada, ha querido reafirmar sus palabras asegurando que detectó su presunto mal olor viajando con ella: "Yo he viajado con esta persona al lado a Barcelona, Turquía, Estambul... He viajado bastante y me he dicho: "¡jo, huele mal!". Hasta que identifiqué el olor. Huele a poco aseo y yo no podría estar con una persona poco aseada".