Pésima experiencia en Ghana

Tana Rivera demandará a la ONG que la estafó, Yes we help

Ella, junto algunos de los afectados interpondrán una demanda conjunta

Cayetana Rivera Martínez de Irujo Eugenia Martínez de Irujo Francisco Rivera
1 / 6

1 / 6

tana rivera 3. Tana, a su regreso a España

2 / 6

DL u386676 027. Habrá acciones legales

3 / 6

tana rivera. Nada de lo prometido se ha cumplido

4 / 6

tana rivera 1. La gota que colmó el vaso

5 / 6

tana riveram2. Evauada

Más Sobre...

Hijos de famosos Viajes de los famosos

1 de agosto de 2018, 11:21 | Actualizado a

Tana Rivera Martínez de Irujo se ha convertido, sin pretenderlo, en el rostro visible de decenas de chicos de su misma edad que solo querían ir a Ghana a trabajar en proyectos solidarios y que, al llegar ahí, descubrieron que a los que únicamente iban a ayudar (de manera económica) era a la ONG ‘Yes we help’ que, supuestamente, les había estafado. Se avecina una demanda global de todos los afectados…

Relacionado con esta noticia

Mientras que Tana no ha querido pronunciarse al respecto, sus padres sí que lo han hecho. Francisco fue el primero en hablar de estafa, y Eugenia lo secunda. “Desde luego tomaremos las medidas oportunas, se va a hacer una demanda global de todas las chicas”. No piensan consentir que se haga negocio de algo tan serio y que unos pocos se lucren gracias a gestos que debían ser solidarios.

Pensamos llegar hasta el final”, recoge La Vanguardia, el medio que destapó que Tana era una de las jóvenes implicadas en esta gran estafa. “Me parece impresentable que gentuza como esta, que se van las niñas encantadas de la vida con el ánimo de ayudar y toda la ilusión del mundo y te encuentres con esto”, dice Eugenia.

La gota que colmó el vaso fue cuando sintieron que corrían auténtico peligro. Habían pasado que la organización no cumpliera nada de lo prometido, que no existieran proyectos de cooperación y hasta verse incapaces de no poder hacer nada. Una noche, tal y como han relatado los jóvenes y grabaron en vídeo, tres hombres armados entraron en su campamento y les amenazaron. En el grupo, que había muchos menores, cundió rápido el pánico y mucho más lo hizo cuando estos llamaron a sus padres y fue cuando la embajada decidió tomar cartas en el asunto.

La pesadilla ya ha acabado, pero no lo ha hecho la batalla legal que aún les espera.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?