Lo último que habíamos sabido de Tana Rivera es que, tras suspender de nuevo Selectividad, había decidido marcharse a pasar el verano a Ghana, donde iba a colaborar con los proyectos de desarrollo que la ONG Yes We Help tenía en el país. Lo siguiente que sabemos de ella es que la hija de Fran y Eugenia Martínez de Irujo ha tenido que ser repatriada a España tras ser amenazada por guerrilleros que irrumpieron en el campamento de los voluntarios.

Artículo relacionado

El escándalo de Yes We Help es la última estafa solidaria destapada. Esta ONG pretendía que centenares de jóvenes dedicaran sus veranos, a cambio de una astronómica cifra (unos 1.500 euros), a colaborar en proyectos que, supuestamente, estaban levantando en África. Los jóvenes que viajaban a través de esta organización lo hacían pensando que trabajarían en un orfanato, en una escuela o en hospitales, con la promesa de que “cambiarían sus vidas y mejorarían la de muchos otros”, como hacía saber el eslogan de la empresa que, supuestamente, se ha lucrado a costa de la inocencia de decenas de chavales. Al llegar al país, lo que descubrían era una situación completamente diferente. Los proyectos no existían, no podían echar una mano en nada y se limitaron a llevarles “a la playa y a invitarnos a cervezas”, ha contado un afectado. Al no poder hacer absolutamente nada, su trabajo se limitaba a ser “oyentes en prácticas” en colegios, donde, tal y como especifica 20 minutos, “había más voluntarios que alumnos”.

Pero lo peor estaba por llegar. Hace solo un par de días, unos funcionarios de la cárcel local entraron en uno de los campamentos de los jóvenes, allí les amenazaron con armas de fuego y esposas. Estas tres personas les dijeron que estaban teniendo “mal comportamiento” y que la embajada española no tiene poder sobre ellos, tal y como se puede ver en el vídeo que fue grabado por uno de los jóvenes. Finalmente, y tras las quejas de los padres a la embajada, se procedió a la evacuación de los adolescentes, que fueron escoltados hasta el aeropuerto por la policía ghanesa.

Desde el jueves 26, Tana está de vuelta en casa, y Francisco, en declaraciones a Corazón TV, ha tranquilizado a todos asegurando que “Tana está bien gracias a Dios, pero ha sido un fraude. Es una pena que ocurran este tipo de cosas con fines solidarios”.