No es ningún secreto que Tamara Gorro no está atravesando un buen momento. Pero cuando parecía que volvía a ser la mima de siempre e incluso había anunciado la llegada de su tercer libro para el próximo mes de abril, un nuevo golpe ha sacudido a su familia, en este caso a su marido, Ezequiel Garay. El futbolista ha dicho adiós a toda la temporada al sufrir una rotura en el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha este domingo en un partido que enfrentaba al Valencia contra el Celta de Vigo.

Artículo relacionado

"Toca dar al botón de pausa mi amor, el play lo pulsarás y continuarás como hasta ahora has hecho, siendo un gran ejemplo. Empezamos una nueva experiencia. Hablo en plural porque lo vamos a pasar juntos. Somos uno y esto es de los dos. Te amo", escribía la influencer en su perfil de redes sociales tras conocer la gravedad de la lesión que tendrá al deportista cerca de seis meses lejos de los terrenos de juego.

Tamara Gorro y Garay

Pero lejos de dramatizar con lo ocurrido, Tamara tiene un truco para entender esta mala racha como un aprendizaje y no como un infierno: "Parar, coger aire, pensar, analizar y seguir...". Y ha anunciado que estará al lado de su marido en estos momentos tan complicados para él y no duda en que todo saldrá a las mil maravillas: "Todo es luz, favorable y no hay sombras. Las malas rachas desaparecen".

La pareja ha viajado hasta Gijón (Asturias), donde Garay ha sido operado este mismo lunes de la rodilla por el traumatólogo Antonio Maestro. A partir de ese momento, regresará a Valencia para comenzar una larga recuperación en la que contará con el apoyo incondicional de su mujer, quien lo ha dejado todo para estar a su lado en estos complicados momentos.