La influencer Susana Molina (32 años) se ha visto obligada a pasar por el quirófano para extraerle un bulto que le había salido en el pecho. No es la primera vez que le aparece este bulto. El año pasado ya le salió y le fue extirpado mediante aspiración, pero no fue suficiente. Ahora, Susana Molina ha tenido que ser intervenida de nuevo y, de paso, como ella misma comenta, ha aprovechado para hacerse "unos arreglos".

Artículo recomendado

VÍDEO | Susana Molina, mejor amiga de Anabel Pantoja, se moja y habla abiertamente sobre Yulen Pereira ante la gran final de 'Supervivientes 2022'

Susana Molina

¿Qué le ha pasado a Susana Molina?

Susana Molina, aún afectada por la anestesia, ha explicado en sus stories lo sucedido. "Ayer me operé del pecho (otra vez). Hace un tiempo me salió un bulto (lo analizamos y es benigno). Me lo quitaron con aspiración hace un año, pero no se quitaba del todo, y volvió a crecer más grande, así que decidí operarme para quitarlo y aproveché para hacer algunos 'arreglos'. Mañana os cuento bien, que hoy me voy durmiendo por las esquinas", ha escrito la influencer.

Susana Molina

Susana Molina ha tenido que volver a pasar por el quirófano.

Instagram @susana_bicho

Antes de la operación, Susana y su novio, Guille Valle, jugaban tranquilamente en casa a videojuegos, y a la hora de ir a la clínica, la influencer se mostraba bastante tranquila. Saber que el bulto es benigno, sin duda, evita preocupaciones, aunque someterse a una anestesia siempre tiene sus riesgos. Con todo, la influencer bromeaba con su 'outfit' minutos antes de operarse. Ya sabéis, la típica bata de hospital abierta por detrás.

Susana Molina

Susana bromea con su look de hospital.

Instagram @susana_bicho

La anécdota de Susana Molina durante su paso por el hospital

Como anécdota, Susana cuenta que alguien le dejó en la habitación de la clínica una estampita de San Juan de Dios. Y como en temas de salud toda ayuda es buena, Susana decidió llevarse la estampita del santo a casa. Ahora tendremos que esperar a que Susana nos cuente cómo ha salido todo –que parece ser que ha ido muy bien– y, en especial, que nos hable de esos retoques que se ha hecho así, de paso, y nos muestre los resultados.