No se pueden ver ni en pintura, ni por Instagram y mucho menos en persona. Miriam Saavedra y Mónica Hoyos son enemigas declaradas, por eso su reencuentro, después del de Carlos Lozano, era lo más esperado.

Artículo relacionado

Mónica, a diferencia del resto de sus compañeros, no tuvo la oportunidad de recibir a la ex de su ex a pie de playa, pero en cuando llegó sus compañeros le contaron todas las novedades. ¡Y vaya carita se le quedó! Eso sí, ella, a toda costa, intentó mostrar normalidad, pero la frase que pronunció nos demostró que contenta, lo que se dice contenta, no estaba. ¡Como para estarlo!

“Ha venido Miriam, ha venido Miriam”, le decían sus compañeros a modo de burla con un tonito muy infantil. “¿Miriam Díaz Aroca?”, preguntaba Mónica, como si no supiera nada a Carlos Sobera.

“Miriam es el fantasma del pasado y va a vivir unos días con Carlos Lozano en el palafito. ¿Te da lo mismo?”, le preguntó el presentador. Y su respuesta no pudo ser más tajante. “Este es un concurso para mí mágico y lo que hagan las exparejas y los fantasmas no está en mi presente”, zanjó la polémica. ¡Pero lo mejor estaba por llegar!