Apenas queda una semana para que ‘Supervivientes 2020’ llegue a su fin y Ortega Cano tiene clarísimo que el premio tiene que ir para su mujer, Ana María Aldón, o su nieta, Rocío Flores. Tan convencido de que su pareja se va a llevar el maletín que el diestro incluso ha pensado en qué sería adecuado invertir el dinero si ella es la elegida como la mejor de esta edición.

Artículo relacionado

“Rocío Flores se merece ganarlo. Las mujeres son las que tienen que ganarlo. Hay dos mujeres y entre ellas dos se debate el gran premio”, ha aclarado el torero en una conexión en directo en ‘Sálvame’ este jueves 27 de mayo. El diestro ha explicado que ve a su mujer con muchas posibilidades de llevarse la victoria, pero que si ganara Rocío también se alegraría.

“Ana María ha demostrado su valía. Para mí es la superviviente número 1 de este año. Ha pescado sin saber nadar, ha pescado como cualquier hombre del ‘reality’. Es una mujer muy trabajadora. Desde joven trabajó en el campo haciendo labores de hombre. Puso una frutería. Toda su vida lo que ha hecho es trabajar”, ha sentenciado el diestro.

Ortega Cano

Tan convencido está Ortega Cano de que su mujer puede ganar el dinero, que incluso ha hablado de qué hacer con él. “El dinero es de ella… Algo habría que dar a una entidad necesitada”, ha asegurado sobre el premio de 200.000 euros.

El diestro también ha hablado sobre el futuro de su mujer: “Lo que más le mueve ahora mismo es el diseño de moda y tiene varias ofertas para trabajar”. Eso sí, no tendría ningún problema con que Ana María comenzase a trabajar en televisión. “No soy absorbente para nada. Soy una persona que vivo la vida muy actual. Lo mismo que yo tendré compromisos los tendrá ella. Si estamos de acuerdo nos acompañaremos”, decía.

Artículo relacionado

Ortega Cano incluso no descarta ser él quien se incorpore a Mediaset. “¡A ver si tenéis un puesto para mí! Todo es cuestión de ver la parte económica”, ha bromeado el diestro con todos los colaboradores de ‘Sálvame’. Un posible puesto al que se incorporaría con toda la humildad posible: “Soy incapaz de quitar una silla a nadie para ponerme yo. Yo lo haría como se empieza en las profesiones: barriendo la sala del plató”.