No es la primera vez que Lara Álvarez saca todo su carácter para recriminar el comportamiento de los concursantes de 'Supervivientes'. Si bien es la única conexión que los participantes tienen con el exterior y muchas veces se convierte en su confidente, como cuando Rocío Flores le imploró conseguir noticias sobre su madre, la presentadora los pone en su sitio cada vez que estos intentan 'pasarse de listos'.

Artículo relacionado

Este domingo, los concursantes se enfrentaban a una divertida prueba de recompensa en la que debían lanzar cocos con un tirachinas gigante hacia un panel de madera que contenía premios y sanciones. Los siervos se adelantaban a los mortales y en la primera tirada Jorge conseguía una suculenta lasaña, después era Elena quien lograba una barbacoa para todos. Sin embargo, Yiya rompía la casilla en la que uno de sus compañeros no podía disfrutar de la recompensa.

Elena Supervivientes

Tras esta situación, Hugo Sierra y Nyno Vargas que todavía no habían jugado 'acordaron' lanzar los cocos fuera del panel a propósito para no poner en peligro el resto de recompensas. Este cambio de estrategia no pasó desapercibido para nadie y una vez terminado el juego era la propia Lara quien les informaba de su actitud "poco limpia" con el juego.

"Hemos visto la actitud de poco juego limpio, por lo tanto tenéis que renunciar a la lasaña o a la barbacoa. Estamos para jugar y para jugar bien", les comunicaba la presentadora ante la mirada atónita del grupo que aceptaban el castigo y decidían decir adiós a la lasaña.

Supervivientes

Por su parte, el equipo de los mortales compuesto por: Barraco, Ana María Aldón, Rocío Flores, Ivana Icardi y José Antonio Avilés solo conseguía una recompensa, una tarta de chocolate gracias a la buena puntería de Rocío que todos celebraron por todo lo alto. Pero las buenas noticias no se quedaban ahí y es que el público decidió que fueran ellos quien gozaran de una ducha de agua dulce.