La vida paralela de José Antonio Avilés ha ocupado horas y horas de televisión durante las últimas semanas. A pesar de haber pedido disculpas y anunciar que ese Avilés es cosa del pasado y piensa enmendar todos sus errores, no dejan de salir informaciones nuevas que le señalan como un auténtico profesional de la mentira.

Artículo relacionado

La última víctima ha sido nada más y nada menos que Ana Rosa Quintana. Pepe del Real, colaborador de 'El Programa de AR' desvelaba cómo el exsuperviviente presumía de ser el organizador de la fiesta de cumpleaños de la presentadora. El periodista ha hablado con una empleada del Mercado Victoria de Córdoba y le ha explicado cómo fue su modus operandi: "Quería que le sirviéramos el café directamente en la mesa cuando aquí funciona por autoservicio. Él quería un trato por encima del resto de las personas. Siempre nos pedía una rebajita incluso del precio del café", confesaba alegando sus aires de grandeza.

José Antonio Avilés

Su actitud no se quedaba ahí y es que el colaborador de 'Viva la vida' tenía un as en la manga: "Iba diciendo que iba a celebrar allí el cumpleaños de Ana Rosa Quintana, que Ana Rosa iba a celebrar allí una fiesta privada o algo así", explicaba esta empleada que nunca se creyó al andaluz.

La sombra de la mentira

El pasado martes, José Antonio Avilés revelaba que su compañera Ivana Icardi había tenido mucho más que palabras con un compañero del equipo de 'Supervivientes'. Sin embargo, la sombra de la mentira le persigue y tras la negativa de la argentina y aunque él desvelaba detalles muy concretos todo quedó en agua de borrajas. El principal objetivo del colaborador, además de solventar sus deudas, es recuperar la credibilidad y aunque es consciente que no será fácil va a hacer hasta lo imposible por lograrlo.