No es el primero que afirma que se quiere ir y no termina yéndose nunca. La tradición de ‘Supervivientes’ con los abandonos es un clásico que nunca pasa. Si el año pasado vivimos la salida sorpresa de las Azúcar Moreno y los constantes amagos de Isabel Pantoja de dejar los Cayos, este año ha sido José Antonio Avilés el primero en anunciar que recogía los bártulos. El colaborador, eso sí, tampoco dejaba muy claro el motivo de sus ganas irrefrenables de volver a la civilización. ¿Agobio real o ganas de llamar un poco la atención?

Artículo relacionado

Una noche de calor y un techo demasiado bajo parece que fueron los detonantes de las ganas de José Antonio Avilés de marcharse de los Cayos Cochinos. El colaborador pasaba mala noche debido a la temperatura -primero demasiada, luego demasiada poca- y amanecía con ganas de mandarlo todo a tomar viento. Avilés anunciaba que tenía ganas de abandonar y hacía que sus compañeros más cercanos, como Rocío Flores, se pusiese de su lado y le animase para que no dejase pasar esta aventura. Por suerte, lo lograba sin mucho esfuerzo.

El colaborador se veía superado por la situación. Puede que tener el toldo tan cerca, unido a las inclemencias del tiempo y lo dura que es la experiencia, hayan hecho que se replantee su decisión pero, visto otros casos de abandonos reales, tampoco parece que el colaborador lo haya meditado mucho. Bastó un poco de ánimo para que recuperase las ganas de continuar.

Aviles y Yiya

¿Estrategia o agobio?

En la historia de ‘Supervivientes’ han sido varios los motivos, a veces ridículos, para fomentar un abandono. Elisa de Panicis, sin ir más lejos, estuvo a punto de tirar la toalla porque no tenía un peine. El hambre, las condiciones, la compañía, todo contribuye a que sea complicado tener la cabeza tranquila para pensar con calma. Claro que un amago de marcharse siempre genera, además, interés y muchas tramas. ¿Son conscientes los supervivientes de la repercusión de sus actos?

Si algo ha dejado claro José Antonio Avilés desde que está en la isla es que no hay una conversación en la que no participe. Fomentó el encuentro entre Hugo y Elena, la madre de Adara, estuvo intentando extraer información al ganador de ‘GH’ después de su acercamiento a Ivana y, más tarde, ya tenía intención de coger el petate rumbo a España. ¿De verdad va a perderse esta oportunidad que ha hecho que dé un paso adelante en su proyección mediática? De entrada, no parece que sea así.