La polémica de Ana María Aldón y Rocío Flores ha salpicado a Gloria Camila Ortega de forma muy contundente. La hija de José Ortega Cano es la defensora de la mujer de su padre en plató pero es que además es tía de Rocío Flores, la hija de Antonio David, con la que ha crecido y a la que quiere como si fuera una hermana. Por ello, el hecho de que Ana María y Rocío se hayan enfrentado ha hecho que se vea en una tesitura tan inesperada como complicada para ella.

Artículo relacionado

Gloria Camila no pudo más la semana pasada y, después de que Ana María volviera a dar la espalda a Rocío en directo, estalló contra la diseñadora. "No puedo entender su actitud", dijo a Jorge Javier Vázquez. Y así se ha mantenido durante los últimos siete días. "No es su niñera y vale que hagan concursos diferentes, pero que no te corra por las venas decir "Yiya, ya está bien" sabiendo cómo le está afectando a Rocío este tema....", confesó Gloria Camila.

Gloria Camila reflexionó con Jordi González en el último Conexión Honduras y ha comentado que, quiere pensar, que lo que le está pasando a la mujer de su padre es que está tan cegada en llegar a la final que no está pensando en nada más: "Ella lo está dando y está pecando de perseverante. Se ha olvidado de que Rocío es un apoyo para ella". Unas palabras tras las que ha tomado una contundente decisión.

La hija de Ortega Cano ha llegado a la gala 8 de Supervivientes con fuerzas renovadas y aunque piensa defender a Rocío ha decidido que pondrá todas sus fuerzas para defender a Ana María. "Yo vengo a defender a Ana María y me voy a centrar en Ana, y voy a pelear por llevarla a la final y que gane", ha asegurado. Y aunque Jorge Javier no la ha creído mucho, ella ha insistido en que esa es su decisión tras tanta polémica.