Los supervivientes ya cuentan las horas para reencontrarse con sus seres queridos. Sin embargo, desconocen cuando podrán volver a casa por ello mantienen la rutina en los Cayos Cochinos. Si hay un concursante que se ha convertido en la gran revolución del programa esa es Ana María Aldón. De ser la desconocida mujer de Ortega Cano se ha postulado como una de las mejores supervivientes de la edición más extrema.

Artículo relacionado

Durante la última gala en Honduras, la diseñadora y Hugo Sierra se hacían con la prueba de recompensa: una suculenta y enorme hamburguesa acompañada por una fuente de patatas fritas, un premio que no ha dudado en compartir con la hija de Antonio David Flores. "Tú tienes arroz todavía, ¿no?", ha preguntado la diseñadora a la joven al mismo tiempo que colocaba parte de la hamburguesa en el plato de Rocío, quien le había cedido su parte de arroz a Barranco y Jorge.

Sin embargo, Hugo, el otro ganador de la prueba y actual líder, decidía disfrutar del suculento menú él solo y no le ofrecía nada a sus compañeros.

Hugo Sierra

Una relación con altos y bajos

Lo de Rocío Flores y Ana María Aldón ha sido como una montaña rusa de sentimientos. Aunque aparentemente llegaban como un tándem inseparable con el paso de los días nos dimos cuenta que nada más lejos de la realidad. La diseñadora decidía afrontar su concurso por separado y evitaba entrometerse en los conflictos de Rocío, una postura que a la joven no le gustó nada.

Sin embargo, el paso de las semanas y el tirón de orejas por parte de Ortega Cano hicieron que Ana María se acercase de nuevo a Rocío y juntas han dado escenas de lo más divertidas.