Hugo Sierra, Ivana Icardi y Albert Barranco se han enfrentado este martes en 'Tierra de Nadie' al famoso puente de las emociones de Supervivientes. En el mismo los concursantes hablan de la culpa, el arrepentimiento, el perdón, en definitiva de todo lo que les duele y les quema por dentro. Si Hugo Sierra ha hablado de sus miedos con sus hijos o Ivana de su nula relación con su hermano Mauro Icardi y su cuñada Wanda, Barranco ha sacado a la luz uno de los episodios que más le han marcado en su vida: la separación de sus padres.

Sus confesiones han tenido lugar después del que ha sido su gran bajón en el concurso. El frío, la lluvia, el aire, las tormentas de arenas y el ir desnudo por su trato en la mesa de las tentaciones han marcado el carácter del ex tronista que incluso se ha distaciando misteriosamente de Rocío Flores. Y eso que está ajeno a la polvareda que su juego picante con Ivana Icardi causó en España y que, en la noche de la emisión de las imágenes, su novia, Carla, borró de manera fulminante su perfil de Instagram.

Artículo relacionado

"He intentado sacar el lado positivo a todo, pero en días así tan negativos y tan negros... La gente no se imagina lo duro que es esto. Este aire que te levanta del suelo, me recuerda a la primera semana que fue la peor de mi vida...", ha confesado el catalán antes de subirse al famoso puente donde ha dejado al descubierto todos sus fantasmas.

Barranco después de desnudarse por fuera se ha desnudado por dentro y se ha enfrentado a su pasado revelando que la separación de sus padres le marcó para siempre. "Es algo que tenían que decidir ellos y con el tiempo lo entendí. Me llegó de sopetón y no lo supe asimilar. Me distancié de mi padre y de mi madre" ha contado entre lágrimas. "Me gustaría que mis padres me perdonasen en el sentido de todo lo que no he demostrado a día de hoy", ha dicho el amigo de Rocío Flores llorando.

Barranco llora

Además, ha confesado algo que le atormenta y es no haber acompañado a su abuela en sus últimos días de vida y eso le pesa demasiado. "Me siento con culpa siempre por la última vez que ingresaron a mi abuela en el hospital. Mi madre iba muchísimo a verla y yo quizás no estuve el tiempo que tenía que estar", ha explicado el extronista rompiendo a llorar. "Me arrepiento de no haberle demostrado a mis padres lo que realmente les quiero. Desde pequeño he sido muy pasota... No he estado a la altura como hijo".