La amistad de Rocío Flores y Albert Barranco parecía irrompible. Inseparables desde el primer día, los jóvenes forjaron una relación muy especial e inesperada ya que prometían ser enemigos después de que el joven afirmase que Gloria Camila le había sido desleal a Kiko Jiménez con él. Sin embargo, siguiendo los consejos de su tía, Rocío olvidó todo y empezó de cero con todos sus compañeros y eso le llevó a crear un vínculo muy especial con el catalán.

Artículo relacionado

La unificación del grupo ha puesto sobre las cuerdas la bonita amistad entre Barranco y Rocío o, al menos, eso es lo que piensa el ex tronista que siente como la hija de Antonio David Flores se ha distanciado mucho de él y así se lo ha comunicado: "Noto a Rocío bastante distante y diferente conmigo. Está como picada pero no me quiere decir por qué", explicaba el joven apenado con la situación. Ella no le ha dado ninguna explicación pero si le ha reconocido que no le pasa nada: "No tienes nada que entender, déjalo estar así como está".

Barranco y Rocío

Este comentario confundía aún más al catalán que se disculpaba ante sus compañeros: "Creo que no he hecho nada para que ella se haya podido sentir mal conmigo pero no lo sé y me duele porque no sé el por qué". Albert pensó que el motivo de su alejamiento era la nueva indumentaria que se ha visto obligado a lucir en los últimos días pero nada más lejos de la realidad. Rocío sonreía y reconocía: "Estoy cansada de verle el culo y los cataplines por detrás".

Barranco intentaba restar importancia a sus palabras y explicaba que ya se habían "reconciliado": "Hoy hemos estado muy bien. No entendía nada, además, ¿no estás con la regla, no?". Finalmente, ha sido Rocío quien ha zanjado el tema aclarando que todo está bien: "No me pasa nada, mi amistad sigue exactamente igual y no he cambiado de opinión ni nada".