Él pensaba que la celebración de su cumpleaños no pasaría de un almuerzo en casa, una comida tranquila que le preparó María Teresa Campos, sin jolgorios ni alharacas de ningún tipo. Pero a Bigote Arrocet le tenían preparada una pequeña sorpresa durante la cena de la gala Linda de España, que se ha celebrado en Marbella, a la que no acudió su querida Teresita, como él la llama.

Y es que 70 años no se cumplen todos los días y esos son los años que Edmundo Arrocet ha cumplido este pasado 29 de noviembre. Así, en la cena marbellí, su amiga María Bravo –alma mater de la Global Gift junto a Eva Longoria– le sacó una espléndida tarta con una vela y dos espectaculares y vistosas bengalas. A la cena también asistió Cósima Ramírez, hija de Ágatha Ruiz de la Prada.

Artículo relacionado

A Bigote le encantó el detalle, no en vano es un hombre sencillo, pero tremendamente agradecido, y se levantó entusiasmado con la idea de soplar las velas delante de todos los presentes. No sabemos qué deseo pediría, pero seguro que habrá sido algo referente a la salud y al bienestar de los suyos.

Bigote Arrocet se ha visto obligado a teñirse de rubio platino "por exigencias del guión", aquella mítica frase que decían las actrices que se desnudaban en la época del destape. Según ha explicó el humorista, va a rodar una película en la que hará de villano, se trata de una coproducción en la que, al parecer, va a tomar parte artistas internacionales como Al Pacino.

La relación entre Edmundo y María Teresa, pese a las muchas especulaciones que se ciernen sobre ellos, es cada vez más sólida. Eso sí, tanto el uno como la otra no quieren ni oír hablar de boda. "No estaría con ella si no me gustara y menos a mi edad. Como dicen, ancha es Castilla", declaró Edmundo.

Bigote Arrocet, Cósima Ramírez y María Bravo
Gtres