Lo que pasa en 'La Brisa' se queda en 'La Brisa' no es una máxima que precisamente se cumpla en esa discoteca de Chipiona. Rocío Carrasco sitúa allí el impactante momento en el que sorprendió a Antonio David Flores "comiéndose la boca" con Sonsoles, la camarera del local. Para ella, la confirmación de la infidelidad de su, por entonces, marido. Sonsoles se ha convertido desde este domingo que se emitieron los episodios 2 y 3 de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' en una de las personas más buscadas y ha roto su silencio para contar su versión de lo que ocurrió con Antonio David Flores.

Artículo relacionado

'Ya es mediodía' se ha puesto en contacto con Sonsoles y, aunque la conversación que han mantenido con ella, ha dado interesantes claves no solo de lo que pasó, sino de su intención después de que Rocío Carrasco la haya señalado. "Es una historia de hace muchos años… Esto me está viniendo grande. Yo no estoy metida en este mundo y de verdad....", las primeras palabras de la camarera eran nerviosas y erráticas, por la sorpresa de que consiguieran dar con ella y por la repercusión del documental.

Artículo relacionado

El redactor del programa de Sonsoles Ónega le preguntaba abiertamente si, tal como había contado Rocío, les habría 'pillado' besándose a su exmarido y a ella en 'La Brisa': “Yo entiendo que tu tengas que preguntar muchas veces… pero… pero es que ya… ya… lo dijo ella, María Patiño”. Una respuesta que hace referencia a lo que siempre ha sostenido la colaboradora de 'Sálvame', que niega a Carrasco en este asunto concreto, aunque ha reconocido que "sospechaba".

A punto de colgar el teléfono, Sonsoles ha dejado la puerta abierta a contar su verdad después de que la emisión de la serie documental llegue a su fin. Desde 'Ya es mediodía', se ha confirmado que la camarera y Olga, actual esposa de Antonio David Flores, se conocían. “Olga y Sonsoles se conocían. “Cuando Antonio David conoce a Olga estaba con Sonsoles”, han declarado en el 'Fresh'.