Sonia Ferrer se ha abierto en canal en su cuenta de Twitter. La presentadora ha recordado uno de los momentos más difíciles de su vida para hacer un llamamiento a la responsabilidad médica a la hora de tratar ciertas dolencias. Sonia se ha mostrado afectada por el fallecimiento de la joven Olatz Vázquez, periodista de 27 años que ha fallecido por cáncer y que en su momento denunció su tardía detección. A raíz de esto, la presentadora ha recordado la historia que ya contó en exclusiva hace tres años en nuestra revista sobre la negligencia médica que sufrió cuando algunos médicos no le detectaron el tumor de huesos contra el que tuvo que luchar.

Artículo relacionado

Tal y como ya reveló en nuestras páginas, Sonia Ferrer ha relatado cómo algunos médicos, cuando ella tenía dieciséis años, después de acudir a sus consultas por los dolores que sentía, insinuaron que el dolor era imaginario, que a saber con quién se había acostado para pillar una posible infección, que podía deberse a tener una pierna más larga que otra, que seguramente tenía gases o que llegaron a sacarle las muelas del juicio porque pensaron que se trataba de un dolor reflejo. Y no fue hasta tres años después cuando un doctor diagnosticó que tenía “un tumor de hueso en la columna que me estrangulaba la médula”.

Sonia Ferrer ha contado que este diagnóstico tan tardío provocó que “con casi 18 años ya el tumor era demasiado grande para que el riesgo de tocar la médula al quitarlo no fuese casi inevitable”. Afortunadamente y aunque casi se queda sin poder andar, ahora puede decir que la historia acabó bien. Eso sí, tal y como nos contó en su día, “tuve que replantearme toda mi vida” y vio truncada su carrera de bailarina. Desde su red social, la presentadora se ha preguntado sobre los médicos que “nunca, ninguno, supo decir no sé lo que te pasa. ¿Tan difícil es?”.