No es ningún secreto que cada vez que están juntos entre Sofía Suescun y Kiko Jiménez saltan chispas. Su química traspasa la pantalla y acostumbrados a estar juntos todo el día, las dos semanas que la hija de Maite Galdeano ha pasado en el pisito de 'Solo/a' ha sido una eternidad para ambos.

Artículo relacionado

La pareja tuvo la primera toma de contacto en el pequeño apartamento durante la visita del colaborador a su chica. Un encuentro en el que fue evidente la tensión sexual que existe entre ellos, un estrés del que se han podido librar solo unas horas después de que Sofía abandonara el reality este martes.

Además de agradecer el cariño recibido a sus seguidores, la ganadora de 'Gran Hermano 16' reaparecía en redes sociales haciendo una clara referencia a su noche de pasión con Kiko. Sin ningún tipo de pudor, Sofía hacía público todo lo que siente cada vez que tiene intimidad con su chico: "Cuando hacemos el amor siempre me consume un hambre insaciable de él, de una especie de unión entre ambos que a veces es superior a mí, a nosotros; no hay palabras para ello, es algo sagrado", decía en un ataque de sinceridad con sus seguidores. Unas palabras a las que no estamos muy acostumbrados y que acompañaba de una imagen de la pareja con poca ropa que hacía subir la temperatura.

Un paso más en su relación

Al margen de la evidente atracción sexual que tienen, la pareja que este verano celebraba su primer año juntos envueltos en infinidad de polémicas, ha dado un paso más en su relación. Ambos se han hecho con la propiedad de dos terrenos en un pueblo cercano a la capital donde sueñan con construir la que será su futura casa.