Durante los dos últimos días hemos podido conocer de primera mano los episodios de acoso a los que se han enfrentado muchos famosos del panorama nacional. El último (y desagradable) testimonio tiene como protagonista a Ana María Aldon y a José Ortega Cano. La colaboradora de Viva la vida confesó en pleno directo la obsesión que una mujer ha mostrado por el torero desde hace varias semanas: "Llevamos una semana que una chica manda un taxi a casa para que mi marido se vaya a Sevilla", ha relatado con pelos y señales la de Sanlúcar de Barrameda. Tras estas palabras, Sofía Suescun ha dado un paso al frente para revelar que también ha sido víctima de acoso por una agencia de modelos que grababa a las menores de edad desnudas durante las sesiones. Su único objetivo es que ¡¡se haga justicia!!

Artículo relacionado

Sonsoles Ónega ha comenzado diciendo que no es un asunto fácil de llevar pero Sofía Suescun se ha armado de valor y, enfadada, ha detallado todo lo ocurrido culpando al jefe de la empresa directamente: “Conmigo tuvo otro tipo de delitos mucho más graves que la grabación de imágenes. Ha llevado un mecanismo de defensa basándose en un trastorno sexual que padecía, además de autointernarse en un centro de evangelistas, y eso le ha servido para justificar todo lo que ha ido haciendo", ha comenzado explicando en pleno directo para el programa con el que colabora de manera habitual.

"Estoy muy cabreada porque no se ha hecho justicia o se ha hecho muy poco para lo que tendría que haber sido. Este señor merecía una pena mucho más grande", ha continuado Sofía Suescun.

sofía suescun ya es mediodía

Sofía Suescun destapa su caso de acoso por una agencia de modelos.

Telecinco

Artículo relacionado

Por lo menos la cárcel la va a pisar, por ese lado estoy contenta. Llama la atención que de 409 que le pedían desde un primer momento se quede en 5 años. Tenía 14 años con esa ilusión de querer ser modelo y su relación conmigo no cuadraba… Iba más allá, me tocaba… Se me remueve el estómago al transmitirlo", ha seguido detallando con el corazón en un puño.

Para rematar su intervención, ha querido animar a todas aquellas personas que han pasado (o están pasando) por lo mismo que ella, a hablar alto y claro: "Quiero animar a que se hable, que estas niñas no se avergüencen. He seguido los pasos de mi abogada y ha considerado que lo mejor es llegar a ese acuerdo para que al menos pise la cárcel pero no estoy del todo conforme. Tuve que ver un vídeo que me había grabado...", ha concluido.