“Es un orgullo poder ayudar a todo aquel que quiera ayuda”. Sofía Cristo se ha convertido en un referente. La hija de Bárbara Rey no solo ha podido superar sus adicciones, sino que ahora tiende la mano a todos aquellos que pasan por una situación similar a la que vivió. “Me aseguraron que tras la droga había una segunda vida y era verdad”, confiesa la DJ en exclusiva para ‘Lecturas’. Sofía se ha sincerado con Omar Suárez desvelando su papel en la recuperación de un muy buen amigo suyo: Kiko Rivera.

Artículo relacionado

Yo quiero mucho a Kiko, siempre hemos sido amigos. Tengo fotos con él de pequeñitos en el circo de mis padres”. Sofía Cristo siempre ha estado muy próxima a Kiko Rivera. La hija de Bárbara Rey y el hijo de Isabel Pantoja comparten profesión, son amigos y se han convertido en un importante apoyo mutuo. “Kiko tiene que dar unos últimos pasos para estar bien del todo. Ya ha hecho una recuperación, está bien, pero necesita más apoyo terapéutico y yo, por supuesto, estoy a su disposición”, le cuenta en exclusiva a Omar Suárez.

“Nosotros tenemos un perfil muy parecido. Los dos llevábamos una doble vida y lo ocultábamos muy bien. Nuestras madres no se enteraban”, explica Sofía. “La mía, cuando lo supo, estuvo bastante presente en mi recuperación. También te digo que fue la única. Solo la tuve a ella. Mi madre ha sufrido mucho y los primeros años tenía mucho miedo de que recayera”. Nada que ver el papel de Bárbara Rey como el que ha dibujado Kiko de su madre. Para el DJ, Pantoja no estuvo a su lado cuando más la necesitó.

Kiko Rivera

Kiko Rivera pasa por uno de sus peores momentos tras declararle la guerra a su madre, Isabel Pantoja

Pedro Pernía

Muy cercana a Irene Rosales

La amistad de Sofía Cristo con Kiko Rivera ha hecho que la DJ se acerque también a Irene Rosales. “En la adolescencia no nos vimos tanto, pero luego nos reencontramos y retomamos nuestra amistad, que se ha hecho extensible también a Irene”, se confiesa a Omar. “Ella es maravillosa y está muy a favor de la ayuda que puedo dar a Kiko, porque es muy consciente de su enfermedad”.

Sin duda, Irene Rosales ha tenido un papel fundamental en el bienestar de Kiko. Ha estado a su lado, le ha ayudado en todos y ha llevado adelante un hogar cuando pasaba por una de las peores situaciones personales de su vida. ¿Terminará la tonadillera poniéndose en contacto con su hijo y su nuera para arreglarlo todo?