Anabel Pantoja ha salido en defensa de su primo Kiko, que ha sido duramente criticado por las vacaciones a todo tren que él y su familia se están dando este verano. El asunto no tendría nada de extraño, si no fuera porque, por otra parte, Kiko se ha lamentado de su mala situación económica y de que, al no poder trabajar, se ha visto obligado a pedir ayudas sociales para trabajadores autónomos.

Claro, pedir subvenciones y luego irse de vacaciones a Canarias y a Matalascañas, a una casa en primerísima línea de mar, con piscina privada... no es muy de recibo.

Por eso Anabel ha querido dar la cara por Kiko. “Mi primo ha trabajado mucho y ha ganado mucho dinero. Ocurre esto y deciden apretarse el cinturón y pedir la ayuda como autónomo, tiene derecho igual que todo el mundo. Y decide no trabajar por no poner en riesgo a sus hijos y las personas mayores de mi familia", explicó Anabel en 'Sálvame'.

Kiko Rivera e Irene Rosales
Cordon

Además, comentó cómo se han podido financiar estas vacaciones que muchos otros mortales, tristemente, no se habrán podido permitir. "Las vacaciones han sido a través de publicidad y en Canarias estuvieron en casa de unos amigos", dijo Anabel, que justificó a Kiko e Irene: "Están saliendo a flote después de la crisis que han tenido y ha sido muy natural al contarlo”.

Su compañero Miguel Frigenti, en la misma línea, añadió: “He hablado con Irene y me dice que los ingresos que entran en casa son los suyos por sus colaboraciones en Instagram, que tiene sus contratillos, y su colaboración en 'Viva la vida'. Irene está apoyando a Kiko, son un equipo”.