La cuarentena que atravesamos con motivo de la crisis sanitaria mundial generada por el covid-19 está permitiendo que los famosos muestren y cuenten a través de redes sociales algunos detalles sobre su vida que aún desconocíamos.

Artículo relacionado

Así ha sido el caso de Rosanna Zanetti, esposa de David Bisbal, quien ha revelado una confesión inesperada. A través de un íntimo 'tercer grado' que ha iniciado desde sus stories, la venezolana ha interpelado a sus followers sobre qué tema les gustaría que se manifestara. Las opciones a escoger eran maternidad y belleza, con un resultado de lo más reñido.

Rosanna Zanetti
Gtres

Finalmente, su experiencia como madre ha sido la temática escogida. Con naturalidad y voluntad de ayudar a otras personas con su testimonio, Rosanna ha desvelado que los primeros meses de gestación fueron especialmente duros para ella y David, debido a un riesgo serio de tener que interrumpirlo.

El matrimonio se caracteriza por llevar su vida íntima y personal con mucha discreción e hicieron todo lo posible porque la angustia que atravesaban no trascendiera, pero ahora, en la distancia y feliz con Matteo en sus brazos, la modelo ha reunido las fuerzas necesarias para ofrecer una de sus confesiones más duras. "Las primeras semanas estaba agotada y tuve amenaza de aborto", ha contado en sus stories.

Esta difícil experiencia ha salido a la luz después de que le preguntaran qué rutinas había seguido para mantenerse en forma durante el embarazo y, debido a este motivo, tuvo que mantener reposo absoluto. "No pude hacer ejercicio durante mi embarazo y estuve muchas semanas en reposo absoluto", ha sido su confesión.

Afortunadamente, y gracias a que siguió a rajatabla las recomendaciones de sus médicos, logró superar este difícil bache y, meses después, dio junto a David Bisbal la bienvenida al mundo a Matteo, convirtiéndose en uno de los días más felices de su vida.