Hace apenas unos días nos preocupó ver como Rocío Flores rompía a llorar en pleno aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas minutos antes de emprender vuelo hacia Honduras. Era su padre quien confesaba en 'Sábado Deluxe' el motivo del malestar real de su hija mayor: "Es muy sensible y familiar. Se ha despedido de sus tíos, de mí, de Olga, de sus hermanos... la suma de todos esos nervios, y el ver que ya dejaba de tener contacto con su familia", explicaba a la vez que reconocía que su hijo David lleva francamente mal la partida de su hermana.

Artículo relacionado

Quizás ese ha sido uno de los principales motivos por los que el objeto personal que ha elegido Rocío para tener durante su etapa en la isla es algo que le recordará a diario a sus seres queridos: "Me llevo una lata que era de mi abuela y dentro voy a meter algodones con todos los olores de mis familiares: mis hermanos, mi padre, Olga y mi novio", explicaba antes de volar hacia Honduras.

Rocío Flores

"Confío en que esa lata me ayude cuando esté de bajón para que todos los familiares que tengo ahí arriba me van a cuidar y me van a proteger", explicaba haciendo referencia a su abuela Rocío Jurado.

Aunque no sabe cómo llevará el tema del hambre y vivir a la intemperie con una climatología adversa, de lo que si es consciente es que su talón de Aquiles es su familia: "Una de las cosas que más me va a costar es separarme de mi familia. Creo que me va a venir bien. Voy a pensar por primera vez en mí, en mi concurso, en vivir la experiencia y en saber como puedo llevar la distancia con ellos, sobretodo con mis hermanos que nunca me he separado de ellos".