Las Navidades no han pillado en el mejor momento ni a Rocío Carrasco ni a la familia Campos. El revés judicial que ha experimentado la hija mayor de Rocío Jurado tras archivarse la causa que tenía pendiente contra su expareja, Antonio David Flores, ha dejado a la presentadora en su peor momento. Tanto es así que ni siquiera ha tenido fuerzas para refugiarse en la que considera su segunda familia, la formada por María Teresa Campos, Carmen Borrego, Terelu y los suyos...

Artículo relacionado

La tradición ha sufrido una pequeña variación. Como cada año, la familia Campos se reunía para pasar la Nochebuena juntas, aunque esta vez elegían como escenario la casa de Terelu. La colaboradora lleva semanas recuperándose de la doble mastectomía a la que tuvo que someterse en octubre y puede que de esta forma le sea más cómodo pasar una velada tan especial. Hasta allí se trasladó el clan al completo para disfrutar de la Navidad.

Una ausencia marcó, eso sí, la primera gran cita de las fiestas. A diferencia de otros años, Rocío Carrasco decidió no pasar las Navidades con la que considera su segunda familia. Así lo confirma el portal Look. La hija de la más grande optó por acompañar a sus 'hermanas' pese al año tan duro que ha tenido Terelu. Después del revés judicial con Antonio David, la colaboradora tiene poco que celebrar.

Nueva estrategia

El archivo de la causa por un supuesto delito de violencia de género ha desbaratado los planes de Rocío Carrasco, aunque tiene intención de continuar luchando. La Audiencia Provincial de Madrid no encontraba fundamento suficiente abrir el juicio y decidía cerrar esta vía. Una decisión que el abogado de Rocío asegura que tienen ya recurrida y que van a llevar hasta donde haga falta.