Él dijo que no me conocía”, cuenta Rocío Carrasco en una de esas más de 60 horas de entrevista que componen el brutalísimo ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, un documental que repasa los últimos años de su vida que, para ella, han sido un auténtico via crucis. Tal y como narra la protagonista, su relación con el que fue su primer marido y padre de sus hijos, Antonio David Flores, estuvo plagada de mentiras. La primera surgió nada más conocerse.

Artículo relacionado

Dijo que no me conocía. Primer día y primera mentira en un periplo de 20 años porque, luego, ya avanzada la relación, descubrí que la madre era fan de la Jurado y tenía guardadas en un cajón todas las revistas mías y de mi madre”, narra Rocío Carrasco con un aplomo que impresiona. La emisión del capítulo uno, seguido del demoledor cero, ‘Como las alas al viento’, donde detalló con inmenso dolor su intento de suicidio el mismo día que supo que su hija daría el salto a la televisión defendiendo a su padre en GH VIP, tampoco ha estado exento de polémica. La hija mayor de ‘la más grande’ dibuja un perfil de Antonio David que nada tiene que ver con el que hasta ahora se nos ha presentado.

ROCIO CARRasco Antonio David flores

A Rocío Jurado nunca le gustó Antonio David, le rogó a su hija que no se fuera con él a vivir

GTRES

Artículo relacionado

Rocío Carrasco conoció a Antonio David siendo una adolescente de 17 años. Se conocieron en la playa, un amor de verano. Algo intenso y, a los tiernos ojos de la protagonista, idílico. Ella aún estudiaba en un internado. Deseosa de alcanzar la mayoría de edad para ser dueña de su vida y de sus decisiones, lo primero que escogió fue a Antonio David. A su amor. Por él saltó por encima de sus padres y de la vida de comodidades que había llevado hasta entonces. Se marchó del hogar familiar y se trasladó al lado de su novio. Empezaba su vida de adulta, pero, también, su pesar, tal y como narra. Ahora hemos sabido que ni a la artista le gustaba la pareja de su hija, “me pidió de rodillas que no me fuera”, ni tampoco al boxeador, “te arruinará la vida, vas a volver con una barriga, que es lo que él quiere”; ninguno de los dos veían bien esta relación en la que, tal y como la protagonista descubrió tiempo después, se asentó a base de supuestas mentiras.