Rocío Carrasco ha relatado punto por punto cómo 'perdió' a su hijo David Flores tras despedirse de él el 23 de junio de 2016 para que pasara el verano con su padre, Antonio David Flores, y su hermana Rocío Flores en Málaga. Tras esto fue su boda con Fidel Albiac, a la que su hijo no acudió porque Antonio David lo impidió, y se abrió un proceso judicial porque el joven no volvió nunca a casa de su madre. Fue precisamente en esta vista celebrada en los Juzgados de Alcobendas donde Rocío Carrasco se cruzó con su hijo, un momento del que se ha hablado muchísimo y han corrido ríos de tinta.

Artículo relacionado

Olga Moreno dijo en 'Sábado Deluxe' que Rocío Carrasco negó el saludo a su hijo y que ella le dijo: "¿de verdad no vas a saludar a tu hijo?". "Se me ha roto el alma", dijo Antonio David. En el episodio 10 de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva' Rocío Carrasco le ha respondido: "Tú eres un sinvergüenza y tu mujer una provocadora".

Rocío Carrasco ha asegurado que ella, al salir de la sala donde se celebró la vista, vio a Olga y a su hijo que estaban de perfil: "Abro la puerta, soy la primera que sale con mi abogado, en ese momento sí veo al niño porque está de frente a un lado pero de frente. Olga estaba pendiente de que esa puerta se abriera, cruzamos la mirada y ella me ve y empieza a besar al niño y a girarle la cara para que no me vea. Cuando me veo eso.... Yo iba a por ella y no me duelen prendas decirlo, iba a por ella, literalmente".

Rocío Carrasco

Rocío Carrasco desenmascara a Olga Moreno en 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'.

Telecinco

Rocío Carrasco ha contado que su abogado le frenó, porque "sabía que íbamos a tener un problema y gordo". "El niño no me ve porque ella se encarga de que no me vea. Esa vista termina yo salí llorando... Ella me va a decir mí '¿en serio de que no vas a saludar a tu hijo?'. No tiene lo que tiene que tener... Querían llenar las arcas a costa de un escándalo mío. Cualquier madre que estuviera en esa situación hubiera reaccionado de la forma que evitaron de que yo reaccionara así, hoy me habría arrepentido".

Rocío Carrasco, lejos de lo que se ha contado, sacrificó reencontrarse con su hijo por evitar un problema y no hacer daño a su hijo: "Yo sé la reacción que habría tenido mi hijo y a él no le beneficiaba. No sé si habría puesto a mi hijo en esa tesitura".