Tras el desfile del Día de la Hispanidad, como manda la tradición, los reyes Felipe VI y Letizia ofrecieron una recepción a las personalidades más destacadas del país en el Palacio Real.

Artículo relacionado

En el Salón del Trono, y esta vez sin sus hijas, don Felipe y doña Letizia saludaron a personalidades destacadas de la política y la cultura y comenzó la recepción, que se desarrolló en el área del Comedor de Gala y los Salones de Gasparini y Carlos III, en la que hubo algunas anécdotas.

Isabel Preysler reapareció tras presentar su primera figura de cera en el Museo de Cera de Madrid, Pedro Sánchez, que era la primera vez que acudía al acto como presidente, cometió un error de protocolo y tras saludar a los Reyes, él y su esposa, Begoña Gómez, se colocaron al lado de los soberanos para saludar al resto de los invitados, pero pronto lo enmendaron y se marcharon.