Desde que comenzó el confinamiento por la crisis del coronavirus, don Felipe y doña Letizia se han mantenido al pie del cañón. Los reyes han adaptado su forma de trabajo, con las videoconferencias como medio estrella para mantener las reuniones en las que han conocido de primera mano la situación de los más afectados por este confinamiento. Sin embargo, poco a poco los monarcas han comenzado a salir de Zarzuela.

Artículo relacionado

Con la situación más controlada, la agenda institucional ha comenzado a volver a la normalidad. Si hace unos días doña Letizia dejaba atrás su despacho en el palacio de la Zarzuela para prestar su ayuda como una voluntaria más de la Cruz Roja, ahora tanto ella como don Felipe han presidido su primer acto público en meses. En concreto, los monarcas han participado en la presentación en línea del Informe Cotec 2020 que ha tenido lugar en la sede de Telefónica.

Entre extremas medidas de seguridad, don Felipe y doña Letizia han aparecido, como en el resto de sus escasas apariciones públicas estos días, con mascarilla y guantes. Los Reyes han tenido que mantener en todo momento la distancia de al menos un metro con el resto de asistentes e incluso no han podido sentarse juntos, sino que han dejado dos asientos libres entre ellos.

Una ocasión para la que la monarca ha seguido la línea estilística de los últimos días, con un ‘look’ sobrio. En concreto, la mujer de Felipe VI ha lucido unos pantalones rectos negros, unos tacones stiletto del mismo tono y una camiseta de tweed de manga larga.

Artículo relacionado

La última vez que la rein Letizia salió de Zarzuela fue el pasado 11 de mayo, cuando la monarca acudió a un centro de la Cruz Roja en Madrid para conocer su labor. Con mascarilla y guantes, la consorte no se lo pensó dos veces y se puso manos a la obra como una más para ayudar a los más desfavorecidos.