La reina Letizia ha tenido que enfrentarse a uno de los momentos más complicados de su trayectoria. Tras el enorme revuelo generado por el encontronazo con la reina emérita durante la misa de pascua, la reina se ha reincorporado a su agenda asistiendo a una jornada sobre divulgación de la discapacidad. Allí se ha encontrado con un grupo de ciudadanos que han abucheado su paso. Incluso han propinado algún insulto contra la monarca. Sin duda, la polémica lleva vía de convertirse en un incómodo obstáculo para la monarquía...

Artículo relacionado

La polémica se ha trasladado incluso a la prensa internacional. La reina Letizia protagonizaba un duro enfrentamiento con la reina emérita y las cámaras se encargaban de captarlo todo. Doña Sofía trataba de hacerse unas fotografías con sus nietas Leonor y Sofía y Letizia se encargaba de boicotearlo. La reina tapaba el tiro de cámara ante la extraña mirada de la reina emérita y protagonizaba el desencuentro del que todo el mundo habla.

Las reacciones, tanto de los ciudadanos como de representantes públicos y personajes populares, no se han hecho esperar. La reina se enfrentaba, así, a una de sus mayores crisis de imagen. El gesto con la reina emérita no ha gustada nada, por mucho que la periodista Inma Aguilar, amiga de Letizia, tratase de restarle importancia. Según su versión, la reina se encontraba “preocupada y bastante desolada” tras lo ocurrido. Una sensación que ha terminado antes de su primera comparecencia pública.

Sonriente y ajena a la polémica, Letizia ha reaparecido en unas jornadas dedicadas a la divulgación informativa de la discapacidad. Ha saludad a los asistentes, se ha mostrado relajada y contenta y, evidentemente, no ha respondido a ninguna de las preguntas que los medios congregados le lanzaban al aire. Casa Real quiere pasar página sobre lo ocurrido. Con todo, le esperan unas semanas complicadas a la reina. Posiblemente, las peores que le han tocado de forma tan directa...