Rocío Carrasco ha vuelto a destapar en el episodio número 10 de Rocío: contar la verdad para seguir viva la verdadera cara de Antonio David Flores. No solo le bastó con poner a sus hijos en su contra, también fue capaz de burlarse de ella tras enterarse que sufría una depresión. La hija de Rocío Jurado no ha tenido reparos en poner en su sitio al padre de sus hijos y ha dado un golpe sobre la mesa al destapar nuevos detalles sobre la enfermedad en la que estuvo sumida durante años.

Artículo relacionado

"Se mofa de que tengo depresión y estaba pletórico porque sabía que era verdad. No es que se mofe es que se alegra, pero esa es su condición humana. Para los que lo sufrimos o las personas que lo han sufrido no es ninguna tontería. Es un problema muy severo e importante, del que se habla muy ligeramente y libremente sin tener información ni darle importancia, se habla con muy pco respeto de la enfermedad", ha comenzado explicando Rocío Carrasco incrédula ante la maldad que era capaz de profesar Antonio David.

Además, tiene muy claro que el papel de víctima que el ex guardia civil ha adoptado públicamente le ha beneficiado durante años y no está dispuesta a que esta situación siga así, ya que las grandes víctimas de esta brutal polémica son tanto sus hijos, Rocío y David Flores, como ella: "Antonio David se posiciona en el papel de víctima y en el papel de que recibe el daño, siendo él el que infringe el daño del que se queja. No es que se haya apropiado porque no es digno de apropiarse de mi vida, pero sí la ha destruido por un tiempo una parte de mi vida. Se ha cargado de un plumazo esa relación materno filial que tendría que haber. Pero él vuelve a decir que sufre lo que él hace", ha rematado firme en su posición.

Artículo relacionado