Los últimos meses Rafa Moraha estado especialmente volcado en sus estudios, un enorme sacrificio que afortunadamente ha tenido su recompensa: "El año que viene empiezo mi carrera universitaria", anunciaba sin poder ocultar su alegría y es que ha probado con un 7.28. Nota más que suficiente para cumplir uno de sus sueños: iniciar la carrera de Periodismo el próximo mes de septiembre y compaginarlo con su trabajo en televisión.

Artículo relacionado

Con su pareja en 'La Casa Fuerte', el colaborador de 'Sálvame' está deseando poder reencontrarse con ella para celebrarlo por todo lo alto. Mientras tanto, el que fuera tronista de 'Mujeres y hombres y viceversa' también ha querido tener un mensaje para todos aquellos que nunca confiaron en él.

“A los que me habéis apoyado muchas gracias y a los que no, a tragar y a seguirme viendo crecer. El año que viene empezamos la carrera de periodismo y dentro de cuatro añitos seré periodista. Un beso y gracias a los que me apoyáis y a los que no, pues eso, que también sois necesarios, así me motiváis. Me motiváis en todo”, ha asegurado.

Al margen de sus haters, el valenciano ha compartido un texto simbólico en su perfil de Instagram con el que resume el gran momento que está viviendo a pesar de estar separado de Macarena: "Haz que tus padres se sientan orgullosos, tus enemigos celosos y tú feliz".

Rafa Mora

Aunque Rafa no ha podido celebrar la noticia con su novia Macarena, lo ha hecho con unas personas muy especiales en su día a día. Sus compañeros de 'Sálvame' lo han recibido con honores y le han felicitado por la buena noticia. El colaborador ha vivido un momento muy emotivo cuando su amigo Kiko Matamoros le ha puesto el birrete. Eso sí, también ha aprovechado para recordar alguno de los momentos más duros que ha vivido en el programa porque “a veces me hundí porque los compañeros me reprocharon que no soy periodista”. En concreto ha recordado cuando “un día tuve una movida con María Patiño y me lo achacó; Lydia también, pero son tonterías”.

Rafa Mora

Planes de boda

A esta nueva andadura en la universidad se podría añadir ¡la boda!. Macarena ha confesado en varias ocasiones que está deseando que llegue ese día pero antes, el colaborador tendrá que pedirle matrimonio en la jaula de un tiburón blanco, un detalle que a Rafa no le hace demasiada gracia. Tras cinco años de relación sería la época perfecta para formar una familia juntos: "Ella es religiosa y le gustaría hacerlo por la iglesia y a mí pues no me hace mucha ilusión. Tenemos que llegar a un consenso", reconocía hace unos meses.