No nos extraña que esté harta. Pilar Rubio no se puede ni vestir a gusto ahora que vuelve a estar embarazada. En concreto, está de más de cinco meses, y sus seguidores, más bien dicho sus ‘haters’, no comprenden su estilo de premamá. Que no se preocupen, nosotros se lo vamos a explicar.

Artículo relacionado

Pilar, como la persona libre que es, puede hacer con su cuerpo lo que le dé la gana y, sí, aunque a algunos le moleste tanto, eso incluye vestirse como desee. Parece que a estos ‘estilistas del embarazo’ no ven bien que Rubio se pirre por los vestidos ajustados. Piezas claves de su armario cuando no está en estado de buena esperanza, por lo que ¿qué problema existe con que teniendo tripita se los siga poniendo? Nosotros creemos que no hay drama alguno, pese a que estos lo quieran hacer ver.

A Pilar le gusta verse ajustada, bajo su percepción, es como mejor se siente. Se ve favorecida, ¡y así es! Pero aunque no lo estuviera, nos debería dar absolutamente lo mismo. ¿Nos obliga acaso Pilar Rubio a vestir como ella? ¿Entra la colaboradora de ‘El Hormiguero’ en las casas de las embarazadas de este país y les quema la ropa ancha dejándoles solo lo repegadito? No, pues ya está ¡dejemos el mundo correr! “Me gusta llevar vestidos ajustados y lo haré siempre. No es cuestión de sentirse sexy, es mi estilo y a mí me gusta". No hay más que hablar.

Para esta futura madre de tres niños esta clase de vestidos ceñidos son de lo más cómodos, “ahí es donde más recogida va la barriga. Los vestidos son elásticos, te cabe esa barriga y otra más grande, no pasa nada. Son ajustados para eso, para que quepan todas las mujeres con todas las formas del mundo", bien dicho.