Hace menos de una semana, Cristina Saavedra lanzaba un grito descarnado desde las redes sociales. Un rodaje en el hospital, donde su hermana mayor se encontraba en cuidados paliativos, no le permitía acceder a la habitación de esta. “En este hospital hay enfermos despidiéndose de la vida. Enfermos en sus últimas horas con cáncer terminal. Y se han puesto a rodar una película (…) Oigan, que la vida de mi hermana se va, que no hay minutos”, clamaba. Tres días más tarde, fallecía. Hoy, la periodista reaparecía en redes sociales, pero lo hacía sin mostrar su rostro y haciendo llegar un mensaje que necesitaba dar.

Artículo recomendado

Cristina Saavedra, devastada: fallecen sus dos hermanas con solo nueve meses de diferencia

Cristina Saavedra, devastada: fallecen sus dos hermanas con solo nueve meses de diferencia

“Gracias por tanto cariño”, se lee en su historia de Instagram. Fondo negro y letras en blanco. Escueto y conciso, sin más artificios. Cristina Saavedra necesitaba agradecer todos mensajes y muestras de apoyo recibidos en los últimos días; y sentía que debía, de alguna manera, responder a todas aquellas personas que han dedicado unos minutos en tratar de reconfortarla. Parece que, algo, lo han logrado, aunque tras una tragedia semejante, encontrar alivio a la pena parezca imposible.

Artículo recomendado

Fallece la hermana pequeña de la presentadora Cristina Saavedra tan solo doce días después de su abuela

Fallece la hermana pequeña de la presentadora Cristina Saavedra tan solo doce días después de su abuela

En junio, la periodista y presentadora de los informativos de La Sexta perdía a su hermana menor. Con apenas 9 meses de diferencia, Cristina Saavedra ha experimento dos duelos de lo más dolorosos. Entonces calificó a la vida de “insoportablemente perversa”, ya le había arrebatado a una de las personas más especiales de su familia. Sus seguidores se volcaron con ella, regalándole palabras de ánimo y repletas de cariño; cosa que, por supuesto, agradeció. Este marzo, la vida le ha vuelto a demostrar lo horriblemente cruel que puede ser; pero, afortunadamente, la gente también le ha enseñado que, a pesar de todo, todavía quedan resquicios de luz.

Cristina saavedra