Septiembre ya está aquí pero el verano aún no ha acabado y sino que se lo digan a Pepe Rodríguez. El miembro del jurado de 'MasterChef' está apurando al máximo sus vacaciones de verano, por ese motivo ha decidido disfrutar de unos días de sol y playa en Marbella junto a su mujer, Mariví Fernández, y sus tres hijos, María, Jesús y Manuela, la pequeña de la familia.

Artículo relacionado

Pepe ha vivido el año más complicado de su vida al tener que cerrar las puertas de El Bohío (su restaurante ubicado en Illescas) a causa de la pandemia mundial que está atravesando el país. Nada más recuperar la 'nueva normalidad' y en medio de las grabaciones de 'MasterChef 8', el chef, sin pensárselo dos veces, quiso celebrar la gran final allí. Sin haberlo previsto, Pepe protagonizó uno de los momentos más agridulces al volver a su negocio y no dudó en confesarlo: "Tengo sentimientos encontrados".

Su familia es el apoyo más importante. Mariví, a pesar de haberse mantenido siempre alejada del foco mediático, ha estado siempre con su marido en las duras y en las maduras.

pepe rodríguez y su mujer mariví
Gtres

Artículo relacionado

Aunque su mujer es un rostro desconocido para muchas personas, cabe recordar que en alguna ocasión ha aparecido en el programa de TVE como comensal, donde ha revelado algún que otro secreto de su relación con Pepe... ¿Cómo se conocieron?

"Le conocí en un bar que tiene él. Venía de jugar al tenis con unas amigas y dijimos de tomarnos algo y él estaba allí. Me fichó y cada vez que iba a Illescas ahí estaba él esperándome".

Afortunadamente, todo está volviendo a ser como antes y el cocinero ha querido dar las gracias al programa por la oportunidad: "'MasterChef' me ha cambiado la vida. "Cuando me llamaron para ser juez estaba en una situación muy complicada. Los negocios son así, y por más ilusión que le pongas no siempre cuadran las cuentas. ¡Estaba al limite! Pero bueno, ocho años después y dieciocho ediciones después puedo decir con orgullo no solo que El Bohío está aquí sino que he tenido la gran suerte de poder transformarlo en el restaurante que siempre soñé".