Aunque Tamara Falcó viva rodeada de lujo y haya estudiado a los colegios más elitistas del país, cuando tiene que trabajar no se le caen los anillos. Probó suerte en la comunicación, pero pronto se dio cuenta de que lo suyo era el diseño y la moda. Se ha formado y ya trabaja como diseñadora de moda y sus vestidos acumulan cientos de likes en Instagram. Ha sido el gran descubrimiento de la edición de ‘MasterChef Celebrity 4’ y no ha habido noche en la que no haya sorprendido a la audiencia con alguna anécdota. En la final, no ha sido menos y le ha confesado a Pepe Rodríguez que tiene experiencia en el campo.

Artículo relacionado

“Mis padres siempre me han educado para que me esfuerce. Me han enseñado que si la vida te da más, tú tienes que dar más”, contó Tamara Falcó. Y sí, Tamara se esfuerza en todas las facetas de su vida: dibujando los vestidos que luego llevan sus clientas, preparando con mimo todos los platos que cocina en el talent show de La 1 y cuando tiene que hacer de granjera.

Tamara Falcó y Pepe Rodríguez

Con su padre, el marqués de Griñón, ha paseado en infinidad de ocasiones por los campos de La Mancha, pero lo que no sabíamos es que también había experimentado en propia persona cómo es la vida en el campo. Y no, no estamos hablando de capeas ni monterías, sino del duro trabajo al que se enfrentan día a día ganaderos y agricultores.

“En Illescas hay un montón de solteros, además les diré que se quiten la boina, no te preocupes”, dijo Pepe Rodríguez sobre los chicos de sus pueblo. “Pero qué dices, que en Toledo no tenéis boina”, le espetó. “En mi pueblo, con la solana que pega en agosto a 40 grados. ¿Ya no te acuerdas cuando vas a las viñas, que tú no vas a vendimiar”, le reprochó el chef. Sin embargo, nadie se imaginaba cómo iba a seguir la conversación. “¿Cómo que no voy a vendimiar? Pues he vendimiado y he cogido tomates. Y he ordeñado ovejas”, remató.