Nacer en el seno de una familia con notoriedad pública es un ingrediente que no se elige, pero exige lidiar con ello. Les arrebatan la personalidad encerrándoles en la etiqueta de 'cachorro de famoso', marcando una de las luchas que van a tener que afrontar desde que tienen uso de razón si quieren a marchar al ritmo de su propio tambor y demostrarles al mundo que son individuos más allá de su famoso apellido. La 'influencer' Anna Ferrer, que se ha sometido a una ronda de preguntas de sus seguidores de Instagram, ha reflexionado al respecto. Como hija de Paz Padilla, ha vivido en sus carnes el arma de doble filo que es la fama, en este caso ni siquiera suya pero que, para bien o para mal, la han moldeado e influido.

Artículo relacionado

¿Se siente juzgada Anna Ferrer por ser hija de Paz Padilla? ¿Le ha perjudicado la fama de su madre a la hora de labrarse un futuro? La 'influencer' se ha manifestado largo y tendido sobre estas cuestiones que, no solo es recurrente entre sus seguidores, sino que también ella misma se lo ha preguntado con frecuencia

Story Anna Ferrer
Instagram @annafpadilla

"Tengo que demostrar por 2 lo que valgo"

"Tengo varias preguntas diciéndome si creo que estoy dónde estoy por ser hija de quién soy", comienza escribiendo, "y yo misma siempre me he puesto que tengo que demostrar x2 lo que valgo y quién soy", confiesa. Anna Ferrer se ha convertido en una mujer segura de sí misma, valiente, que expone de manera natural sus miedos y preocupaciones. Que sea tan clara a la hora de manifestar cómo el hecho de que su madre sea una de las personas más famosas de nuestro país ha marcado de esta manera los retos profesionales que se ha marcado ayuda a entender la mentalidad de otros jóvenes que han nacido con las cámaras como un elemento más de su entorno.

Artículo relacionado

La fama, un arma de doble filo

Anna Ferrer se ha convertido en una persona hecha a sí misma. Ella y solo ella consiguió terminar la carrera de Economía, así como el tercer año de sus estudios que cursó en Londres. A pesar de todo, no reniega del espaldarazo que supone ser hija de Paz Padilla: "Sé de sobra que hoy no estaría aquí contestando estas preguntas de no haber nacido como he nacido, pero también tengo claro que llevo muchos años ya labrándome mi camino, que muchas me seguís por cómo soy yo, y no solo en Instagram, también en todos los trabajos fuera de redes que he tenido".

Consciente de que este es un recurso que algunos utilizan para "hacerme daño", la principal persona con quien se mide es con ella misma. "La primera que es dura consigo misma en este tema soy yo, pero estoy trabajando en darme el mérito que me merezco por mi trabajo, independientemente de las circunstancias que me rodean", declara finalmente.