Tarde o temprano pasa. Los polluelos abandonan el nido y los progenitores se enfrentan a una nueva vida sin ellos pero, eh ¡Paz Padilla! ¡No te vengas abajo! Que tu hija, Anna Ferrer, haya decidido emanciparse no es motivo de pena sino de alegría. Atenta que, con lo que tú disfrutas viendo el lado optimista a la vida esto, que a priori, puede no ser un alegrón, puede acabar convirtiéndose en una estupenda oportunidad…

Artículo relacionado

Deseando empezar esta nueva etapa. Iván, te quiero”, Anna Ferrer daba la noticia de su inminente mudanza a sus seguidores y todos se volvían locos de amor. La hija de Paz Padilla empezará a vivir a vivir con su pareja, el actor Iván Martín, en un piso en Madrid. Se desconoce si la pareja lo ha comprado o lo ha alquilado, pero, por lo que parece por las imágenes que han compartido es inmueble antiguo, con muchísimo encanto, techos altos y espacioso ¡menuda primera vivienda para estrenarse en eso de vivir juntos! Recordemos que la influencer siempre ha estado conviviendo con su madre salvo el año que cursó estudios en el extranjero como parte de una beca Erasmus; pero nada más. El chalet de las Padilla siempre ha sido su hogar, aunque, a partir de ahora pasará a ser “la casa de mamá”.

Paz Padilla bañador
Instagram @paz_padilla

Paz Padilla, que ha vivido acostumbrada al jaleo de tener siempre mucha gente visitándola en su casa, que si sus amigos, sus hermanos, sus íntimos, las amistades de su hija… ahora se enfrenta a una nueva etapa sola (o SO-LA, como diría Maite Galdeano). La humorista, que está muy munida a su única descendiente, se convertirá, de golpe y porrazo, en esa madre que prepara tuppers para que su progenie esté bien alimentada cuando vive fuera. Empiezan los comentarios de “¿estás comiendo bien?”, o “¡ay que delgada! Te preparo un plato de macarrones con chorizo”. Nos la imaginamos perfectamente. Por suerte, Paz puede estar tranquila, Anna Ferrer sabe cocinar muy bien y, por lo menos, bien alimentada va a estar.

Artículo relacionado

Lo bueno de todo esto, es que la joven está entusiasmada. Dar este paso le provoca un estallido de nervios, pero también de alegría. Es un salto en su relación, pero su noviazgo con Iván (con quien ya lleva 3 años) está de lo más asentado. De este modo, ganan independencia e intimidad, pues, hasta ahora, siempre estaban en casa de Paz Padilla. “Annita y yo empezamos etapa nueva juntos. Ya iba siendo hora, ¿no?”, ha anunciado Martín en sus redes sociales, también con una alegría desbordante. Este proyecto en común les tiene repletos de ilusión y Paz Padilla, tan empática siempre, estará disfrutando cada avance que hagan.