El plató de Sálvame ha sido el centro de uno de los mayores conflictos de los últimos meses entre Lydia Lozano y Kiko Matamoros. El novio de Marta López Álamo le provocó un ataque de nervios a la periodista en pleno directo después de insinuar unas supuestas irregularidades económicas que había llevado a cabo con Charly, su marido... Pero sin esperárselo, Paz Padilla se ha convertido en una de las protagonista indirectas de la trifulca gracias a la reflexión tan importante que ha hecho después de ser consciente del mal rollo que vive día a día en plató por cosas insignificantes.

Artículo relacionado

“¿Tú que debes un montón de pasta a Hacienda me vas a echar mierda a mí? No me vas a enmierdar, pago a un asesor y lo tengo todo, todo, todo”, ha confesado enfurecida Lydia Lozano contestando a los comentarios de su compañero Kiko Matamoros... Paz Padilla, por su parte, ha hecho honor a su nombre y ha puesto un poco de paz. Ha pedido a todos que, por favor, se tomen el trabajo en plató de otra manera porque, de lo contrario, la situación se va a volver insostenible.

"Estoy en un momento de mi vida en el que lo relativizo todo. Le doy importancia a lo que realmente la tiene", ha revelado Paz Padilla a modo de consejo y para que los colaboradores no se tomen a pecho este tipo de cosas.

paz padilla

Paz Padilla en 'Sálvame'.

Telecinco

"Le dais una importancia a las cosas cuando lo importante en la vida no es esto. No es lo que me han dicho o lo que yo he dicho. Las opiniones no son verdades absolutas. Me duele ver a la gente sufrir", ha continuado la presentadora.

La gaditana está viviendo una de sus etapas más dolorosas después del fallecimiento de su marido, Antonio Juan Vidal, a causa del cáncer. En su visita a 'Sálvame Deluxe', Paz dio una auténtica lección de vida al confesar cómo fue la despedida con el que consideraba 'el amor de su vida': "Vivir el aquí y ahora no es irte de viaje o estar en un barco, vivir el aquí y ahora es darle la mano a mi Antonio, sentarme con él y decirle te quiero, te quiero, te quiero... Sentirlo respirar y esperar a que pase el día, cada segundo de vida pasarlo con él".