Han pasado más de siete años desde que Belén Esteban y Fran Álvarez decidieran poner punto y final a su tormentoso matrimonio. A lo largo de este tiempo han sido varios los enfrentamientos que ha existido entre la ex pareja por las acusaciones del desaparecido camarero. Pero en estos momentos tan difíciles, los malos recuerdos han quedado a un lado para dejar paso a la tristeza.

Artículo relacionado

Visiblemente afectada, la colaboradora de 'Sálvame' se dejaba ver en la mañana del lunes en las inmediaciones de su casa en Paracuellos del Jarama. Aunque no dio ninguna declaración al respecto, según su entorno más cercano asegura que Belén lo está pasando realmente mal y que no sabe cómo actuar en esta situación tan complicada.

De su lado no se ha separado su marido, Miguel Marcos, que se ha convertido en su mayor apoyo en estos momentos tan difíciles. No hay que olvidar que Belén siempre ha remarcado que Miguel fue su salvador en un momento de su vida en el que no había futuro. Es evidente que el papel del conductor es complicado, pero una vez más ha estado a la altura de las circunstancias y se ha convertido en el sostén de su mujer. Miguel conoce a la perfección el sufrimiento que Belén vivió al lado de Fran Álvarez y es que la de Paracuellos nunca lo ha ocultado.

La pareja no ha abandonado su casa en ningún momento. Si bien el domingo cenaron junto a unos amigos que aprovecharon para visitar a la colaboradora nada más enterarse de la noticia, Belén y Miguel han preferido aislarse temporalmente de todo el revuelo causado y están juntos y unidos en su casa.

Se espera que Belén retome la rutina en los próximos días y reaparezca en su programa, pero antes de ello ha querido tener un gesto con la que fuera su familia. Según ha desvelado Pepe del Real, la colaboradora ha enviado un mensaje a una de las hermanas de Fran Álvarez para darle el pésame, prueba de que en los momentos complicados se olvidan los conflictos.