Poco a poco, Paloma Cuevas va ordenando la que será su nueva vida sin Enrique Ponce después de 24 años de matrimonio. Ni traslados al extranjero ni nuevos amores, la empresaria está volcada en el cuidado de sus dos hijas: Bianca y Paloma, y también en sus padres, a quien está especialmente unida y que se han convertido en su apoyo incondicional.

Mientras el torero decide si firmar o no el divorcio, la empresaria sigue instalada en la casa que la familia posee en la calle Pintor Rosales en el centro de Madrid. Ha sido desde allí, desde donde nos ha presentado al que es el nuevo miembro de su familia. Paloma Cuevas ha cedido a los deseos de sus hijas y ¡ha adoptado un precioso cachorro de color blanco!.

Artículo relacionado

"La magia de una nueva vida", ha escrito junto a un tierno vídeo en el que aparece dándole el biberón al perrito ante la emoción de una de sus hijas que le preguntaba cómo había que hacer para agarrarle siendo tan pequeñito. Sin duda, una nueva ilusión en una etapa especialmente complicada para la empresaria.

Desconocemos si es más la emoción de las pequeñas, de 12 y 8 años, o de la propia Paloma y es que un perro, y además tan pequeño, pone patas arriba cualquier casa y les colmará de cariño y juegos.

La empresaria aprovechaba la publicación para pedir consejo a sus seguidores para decidir el nombre: "Toda sugerencia será bienvenida", ha dicho aunque en uno de sus hashtag podíamos leer 'Ariel' ¿será ese el nombre definitivo?. Ha sido ella misma quien a través de la publicación daba más detalles sobre lo que están siendo los primeros días con el perrito en casa: "biberones cada tres horas, es como un bebé... ¡Me encanta!".