Desde que Shakira (46 años) hizo pública su canción con Bizarrap, la vida de los padres de Piqué se ha convertido en un auténtico calvario. En ese tema, que se aupó al número uno en poquísimas horas, Shakira cargaba duramente contra su ex, Gerard Piqué (36 años), contra la actual novia de este, Clara Chía (23 años), y contra su exsuegra, Montserrat Bernabéu (60 años). Pero no es solo la canción lo que tiene hastiados al clan Piqué.

Artículo recomendado

Shakira no está sola en Barcelona: el círculo de amigas con las que celebró su cumpleaños

Shakira

Las últimas celebraciones en casa de Shakira

Al margen de la bruja que Shakira colocó en una de sus terrazas dirigida hacia la casa de sus exsuegros, la cantante colombiana no duda en poner la música a todo volumen de modo que, no solo logra torturar a los padres de Piqué sino también a todo el vecindario. Además, a finales de enero celebró los cumpleaños de los dos hijos de Shakira y, el pasado día 2, el cumpleaños de la propia cantante. Y, por si todo esto no fuera suficiente, la colombiana también sale últimamente a celebrar con sus fans, que a diario se agolpan a las puertas de su casa.

Estas celebraciones se han hecho por todo lo alto, música a tope, muchos invitados y hasta un castillo de fuegos artificiales, con los que los padres de Piqué, que viven pared con pared con la que fue la casa familiar de su hijo y Shakira, y en la que todavía residen la cantante y sus dos hijos, están hartos de tanta fiesta.

La decisión que se habrían planteado los padres de Gerard Piqué

El periodista Marc Leirado informó en 'Socialité' que tan cansados están de soportar tanto jaleo, que Montserrat Bernabéu y Joan Piqué hasta se habrían planteado abandonar su domicilio, pero han desestimado la idea y han decidido aguantar en su casa hasta que la colombiana se traslade a Miami dentro de unos meses. Como se sabe, la mudanza de Shakira a Estados Unidos tendría que haber sido el pasado 3 de enero –el curso escolar en Miami se reemprendió, tras las navidades, el 5 de enero–, pero la delicada salud de su padre, William Mebarak (91 años), hizo conveniente retrasar el viaje hasta el mes de junio.