Tras la última e improvisada gala de 'OT 2020' emitida desde la Academia y con Roberto Leal desde su casa en los primeros días de marzo, Televisión Española decidió poner fin temporalmente el concurso por la crisis del coronavirus y las medidas tomadas por el Gobierno. La cadena pública optó por suspender la emisión del espacio y enviar a sus concursantes a sus hogares habituales, donde han pasado la cuarentena. Entonces prometieron que cuando la situación se normalizara retomarían la actividad, y así ha sido. Pero claro no de la forma convencional.

Artículo relacionado

Los concursantes han vuelto a la academia, tras dar negativo en el test del covid-19, y las galas han tomado su curso, con Roberto Leal, para encarar la recta final. La emoción ha estado presente en este esperado regreso, que se ha convertido trending topic mundial demostrando que no pierde ni un ápice de fuerza en las redes. Operación Triunfo 2020 ha vuelto con nueva mecánica, pero sin perder su esencia.

Eso sí, los cambios en la gala han sido llamativos y evidentes. Chocante ha resultado ver una gala de Operación Triunfo sin público, que es el alma del concurso. En lugar de fans había plantas en las gradas y el foso pero los concursantes han sentido el calor de sus seguidores. ¿Cómo? A través de 400 conexiones en directo con seguidores del programa que han ido proyectándose en todo momento en el escenario dejando una imagen única y rompedora.

Operación Triunfo

La distancia social también ha marcado esta vuelta de OT 2020, y así lo ha lamentado Roberto Leal. Una 'nueva normalidad' que estará presente durante las siguientes 4 galas, cuando se celebre la gran final del talent show. De esta primera entrega saldrán los tres primeros finalistas.

Operación Triunfo