La última visita de Omar Montesa El Hormiguero ha sido de todo menos aburrida. Siempre divertido y un tanto polémico porque, como bien dice él: "yo hablo sin filtros", el cantante se sentaba en plató para pasarlo bien, pero todo se torcía cuando llegaba el momento de la llamada en directo. ¿Por qué? Cuando una señora al otro lado del teléfono respondía a la llamada, Omar Montes comenzaba a hablar con ella sobre la posibilidad de ganar 6.000 euros. Y era entonces cuando las cosas se 'torcían'.

Artículo recomendado

Omar Montes cree que va a ganar un Goya porque "¿no lo ganó Mario Casas?"

Omar Montes cree que va a ganar un Goya porque "¿no lo ganó Mario Casas?"

"Hola, escuche. Ponga usted Antena 3 y no cuelgue que le vamos a dar ahora mismo un regalito. Se va a ir usted de vacaciones con su marido", le decía Omar a la señora que había al otro lado de la línea telefónica. Un comentario sin maldad que se veía interrumpido cuando la mujer le ha contestado muy seria: "¿Con mi marido? No, porque a mi marido lo tendré que sacar del cementerio si me tengo que ir con él". Unas risas incómodas se escuchaban entre el público y Pablo Motos, un tanto incómodo pero saliendo muy bien del paso, le decía a Omar: "Tú no nombres a familiares, tú solo el dinero". Ambos decidían llamar de nuevo a la misma señora, ya que se merecía el premio por este momento incómodo, pero la señora no volvía a levantar el teléfono.

Omar Montes se compara con Mario Casas

Una noche en la que Omar decidió dejar claro que si él quisiera tener una carrera como actor podría. Cuando Pablo Motos le comentaba que sabía que quería ser intérprete, Omar le paraba en seco: "Que quiero no, que ya lo soy. Que dentro de nada se estrena la película que he hecho con Santiago Segura. "¿Y crees que ganarás un Goya?", le decía el presentador. Y cuidado con la respuesta de Omar Montes: "¿No lo ganó Mario Casas?". Una frase que podría ser malinterpretada por algunos, pero a lo que se refería realmente Omar era a que si él es igual de guapo que Mario Casas pues por qué no ganarlo. Omar, claro que sí, la esperanza no hay que perderla nunca.