Cabreada, disgustada e impotente. Las lágrimas que ha derramado Chelo García-Cortés en la pausa publicitaria de 'Sálvame', como ha contado María Patiño, han sido fruto de la última 'perrería' que ha tenido que aguantar en directo. La colaboradora televisiva ha tenido que soportar la irritante compañía de un Cobrador del Frac, que se ha convertido en su sombra por una deuda que, de tan poca cantidad, es surrealista.

Artículo relacionado

2'5 euros, presuntamente, en deuda en La Muralla, el restaurante que los colaboradores del programa de Telecinco han hecho famoso por sus reuniones desenfadadas, es lo que ha provocado una situación que se ha descontrolado para Chelo. La exconcursante de 'Supervivientes' ha tenido que soportar que la señalen de morosa y ha querido defender su honor, pero el disgusto no ha evitado que derrame sentidas lágrimas. "Le da vergüenza de que la gente piensa que es una morosa", comentaba Patiño.

Artículo relacionado

García-Cortés ha acabado sentada y compartiendo plano con su nuevo 'enemigo'. La escena era chocante: ella intentando justificarse y, Pablo, su Cobrador del Frac personalizado, afirmando que había tenido muy mala actitud hacia él. ¿Cómo manejas una situación así? Pobre Chelo...

Unas imágenes mostraban el itinerario de la tertuliana hasta llegar a la redacción del programa, seguida sin descanso por su irritante 'sombra'. Llegaba al límite, pero dispuesta a aclarar lo que ella cree una injusticia.

Chelo García Cortés 02

Chelo García-Cortés cree a pies juntillas que no debe esa cantidad al propietario del establecimiento al que está harta de ir. Los hechos ocurrieron el pasado jueves. Tras el almuerzo, el camarero que le sirvió llegaba con la cuenta y la colaboradora no estaba de acuerdo con lo que reflejaba, y se iba negándose a abonar los 2'5 euros de más que reflejaba la cuenta de La Muralla. "No los debo, porque no me tomé nada fuera del menú y pagué con un vale", defendía.

El Cobrador del Frac le ha advertido: si no paga "nos veremos en los tribunales" por 2'5 euros. Durante el programa, la acusación no quedaba ahí, y han salido otro 'simpa' de Chelo "de un restaurante que desconocía, creo que la bola es más gorda…", ha acabado deslizando amenazadoramente el cobrador.