Pau Donés ha fallecido este martes 9 de junio en Barcelona a los 53 años tras luchar durante cinco años contra un cáncer de colon. El líder de ‘Jarabe de Palo’ se ha ido para la siempre tras hacer frente a una vida marcada por tres mujeres: su madre Núria Cirera, su hija Sara y ‘La Flaca’.

El mayor de cuatro hermanos, el intérprete tuvo que hacer frente al suicidio de su madre tan solo una semana después de cumplir 16 años. Un hecho que lo cambió para siempre, tal y como él mismo explicó en su biografía ’50 palos… y sigo soñando’. Su padre, Amado Donés, trabajaba como empleado de banco y fue él quien tuvo que ocuparse del día a día de los más pequeños de la casa. “De la noche a la mañana pasé de ser hijo a ser madre porque mi padre trabajaba”, aseguró en el libro.

Artículo relacionado

Una juventud llena de música gracias a la cultura que les inculcó su madre, Núria Cirera. Ella le regaló su primera guitarra eléctrica antes de morir y junto a su hermano Marc formó varios grupos. Sin embargo, Pau decidió estudiar Económicas en la Universidad de Barcelona y compaginar conciertos con trabajos en una agencia de publicidad. Su primera actuación importante llegaría en 1996. Un año antes había viajado hasta La Habana con la intención de grabar un videoclip de ‘El Lado Oscuro’. Fue allí donde apareció ‘La Flaca’, Alsoris Guzmán Morales, la protagonista de la canción que lo catapultaría a la fama.

Pau Donés conoció en La Tasca, una discoteca al aire libre muy popular en El Malecón, a Alsoris Guzmán Morales, a las que todo el mundo conocería entonces como ‘La Flaca’. “Pau Donés se enamoró tontamente de ella, pero no consiguió llevársela al huerto”, recordaba el productor audiovisual Fernando de France en el diario ‘ABC’. Posteriormente, Alsoris se convertiría en la protagonista del videoclip. Una semana en La Habana que siempre quedaría en su memoria.

“También durante esa semana hubo cambios en la logística del equipo. Alsoris Guzmán Morales se mudó a mi habitación (no porque le gustase más yo, sino más bien todo lo contrario, porque resultó que Eva le gustó un poquito más de lo normal), y Fernando (el director) pilló una ameba que le tuvo en el hospital cuatro o cinco días. Durante esa semana pasaron muchas cosas, pero la que más me afectó a mí fue el enamorarme perdidamente de ese coral negro de La Habana, de esa tremenda mulatona”, aseguró en su bibliografía.

Artículo relacionado

Sin pareja estable y reacio al matrimonio, el nacimiento de su hija Sara fue otro de los grandes momento de su vida, ya que su llegada lo cambió significativamente. “Me volví cariñoso, amoroso, incluso pegajoso. Gracias a ella son más fuerte, más persona, más feliz”, explicaba entonces. Con la pequeña vivió los momentos más duros de su vida, aunque él siempre supo verle el lado positivo. “Hablamos del cáncer y de que puede ser muy grave. No hablamos directamente de la muerte, pero sí de lo mucho que la quiero y de que voy a pelear para no dejarla sola”. A ella le dedicaba su último tema, ‘Eso que tú me das’. Un último homenaje junto a su banda antes de marcharse para siempre.