Antonio Banderas era una de las personas que esperaba con ganas el día de hoy para poder salir a la calle a practicar deporte. El actor, que está pasando el confinamiento en Málaga, se ha calzado esta mañana sus zapatillas deportivas para salir a practicar running. Lo que prometía ser una mañana de desfogue, de poder realizar una de sus actividades preferidas después de dos meses sin hacerlo y disfrutando del clima malagueño, se ha convertido en un momento un tanto accidentado para Banderas. Ha sido el propio actor el que ha querido contar a través de su cuenta de Twitter el desagradable momento que ha vivido a los pocos minutos de poner el pie en la calle.

Artículo relacionado

El malagueño se ha encontrado con un grupo de fotógrafos que sin mascarilla, no han dudado en acercarse a él con sus cámaras para captar el instante de sus primeros minutos en la calle tras su aislamiento. El hecho de que hayan roto su tranquilidad y en especial que se hayan acercado a él sin tener en cuenta las medidas de seguridad recomendadas, ha hecho que Antonio se cabreara muchísimo. Un enfado que además ha hecho que tome una drástica decisión.

“Seguiré confinado” son las palabras con las que Banderas ha dejado claro que no piensa salir de su casa mientras vaya a tener que enfrentarse a situaciones tan desagradables como la de hoy. Prefiere quedarse sin practicar una de sus aficiones y sin salir a la calle, antes que ver cómo los fotógrafos se acercan a él de esta manera. El actor veía en la opción de salir a correr una forma de llevar mejor la distancia que le separa de su novia Nicole Kimpel.La modelo se encontraba en Ginebra cuando comenzaron los días de aislamiento y no pudo viajar hasta Málaga para estar con él.