Si hay alguien que vivió de cerca el ya famoso momento de Christofer gritando “¡Estefanía!” tras ver la infidelidad de su chica en ‘La isla de las tentaciones’ esa fue Mónica Naranjo. La presentadora fue la encargada de mostrarle al concursante las imágenes de su novia. Tras verlas, Christofer salió corriendo y gritando de forma desesperada, un momento que la cantante recuerda con mucha angustia.

Artículo relacionado

En una conexión con ‘Sálvame’ Mónica ha confesado que lo pasó fatal cuando vio al novio de Fani pasarlo tan mal. Mientras los cámaras corrían detrás de él, ella permaneció en la hoguera con el resto de concursantes y vivió una situación que recuerda de una forma muy desagradable, incluso con miedo de por medio. “Yo lo viví de forma muy trágica, pasé miedo porque vi a Christofer fuera de sí. Llevaba días muy malito, no podía dormir, estuvimos muy encima de él para ayudarle. Su reacción fue muy dura, me dieron ganas de ir detrás de él pero no pude”, ha asegurado la presentadora sobre el instante más comentado del programa. Un momento con el que Mónica se ha reafirmado en su pensamiento de que “la realidad supera a la ficción”.

Christofer

Pese a que ella se limita a presentar el programa, Mónica ha asegurado que le resultó inevitable empatizar con los concursantes durante las semanas de grabación y que por eso lo ha pasado “fatal, fatal” con esta experiencia laboral con la que al mismo tiempo está encantada. Una de las grandes enseñanzas que se lleva de su experiencia al frente de este formato es no juzgar ni a los que caen en la tentación, ni a los que lloran por las infidelidades de sus parejas. Y piensa aplicar este programa en su vida personal porque le ha servido “de espejo para saber qué quiero en una relación y qué no quiero”.